Ya vamos por:

contador de visitas

lunes, 8 de septiembre de 2008

Soy andaluz, ¿Y qué?


Cada día que pasa entiendo menos a aquellos que se creen superiores por no ser de Andalucía, como si ser Andaluz fuese algo malo, como si fuésemos subdesarrollados o algo parecido.
El otro día paseando por Internet, llegó a mis manos una dirección a la que fui a leer lo que ponía. Esta dirección es http://pandora0891.blogspot.com/ En ella pude ver una injusticia más de las que se cometen contra los andaluces y andaluzas repartidos por la España de casi todos.
Creo que los andaluces no nos podemos sentir acomplejados en ningún sitio en el que estemos, ya que nosotros si podemos presumir de cultura sustentada en el tiempo, y que ninguna ha suplido a otra, sino que hemos ido sumando hasta conseguir la gran riqueza cultural que posee el pueblo andaluz.
Nuestro habla, le pese a quien le pese es un hecho diferencial de Andalucía, por lo tanto no hablamos mal, hay quien utiliza el laísmo y nadie se le echa encima diciendo que no hablan bien, y esto si es un error gramatical. Nosotros hablamos como hablamos porque también hemos recibido herencia de muchos pueblos, y hemos sabido aprovechar el habla de forma similar a nuestra idiosincrasia, somos ricos en vocabulario, pero tendemos a la economía lingüística, y todos nos entienden.
La prepotencia de algunos pueblos del norte hacen que los andaluces tengamos que estar constantemente alertas, aunque yo pienso que no tenemos que estar alertas de nada, ya que quien quiera seguir creyendo en los tópicos de la Andalucía costumbrista que los siga creyendo, a nadie tenemos que demostrarle que somos un pueblo trabajador, culto, preparado y que sabemos vivir.
Sí, eso es lo que pasa que sabemos vivir, tenemos la capacidad de rendir en el trabajo y no renunciar a nuestros hechos diferenciales, que nos gusta el flamenco ¿eso es malo?, que vivimos mucho en la calle, si tuviesen nuestro clima seguro que también, la siesta, cada vez más exportada, la fiesta, otra herencia cultural. Sabemos vivir y nadie nos regala nada, somos capaces de trabajar de sol a sol y luego tomarnos una copa con los amigos y amigas. En definitiva solo nos tenemos que rendir cuentas a nosotros mismos como personas individuales.
Y si alguien me pregunta, soy andaluz ¿Y qué?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando Córdoba y Sevilla eran las capitales del mundo desde todos los puntos de vista, el mismo París era una cloaca. Imaginaos todo lo demás.

Esperanza dijo...

Buenoooo... La respuesta a la ignorancia de quienes cuestionan y critican no debe ser tan visceral, a mi me encanta ese tonito apasionado andaluz.

El problema radica, en que a los de fuera nos gustan los españoles sean gallegos, catalanes o andaluces. pero entre ustedes se odian ¿Quién les entiende?

۞Mujerconpiernas۞ dijo...

¡¡¡no entiendo a qué viene este revuelo...¡¡¡¡vengo del blog cinsenzura y habla de lo mismo. Yo soy de un pueblo del Norte y aqui también adoramos a los andaluces y el acento andaluz nos achispa más que un vaso de tinto de rioja. Nos encanta visitar andalucía cada vez que tenemos ocasión. Y sentimos un gran respeto por vuestras culturas. No se a qué te refieres con lo de "prepotencia de la gente del Norte" a lo mejor te refieres a la prepotencia de cierta gente del norte que son minoría, como las hay en Andalucia, Castilla Cataluña, Galicia....
En fin que no quiero disgustarme con que se generalice tanto y se juzgue a todos por el mismo rasero.
No lo hagas tú tampoco conmigo.
Saludos

Anónimo dijo...

Me pregunto cómo sería Huelva (que adoro, sobretodo por su gente) en la época en que París era una cloaca, cómo sería Puntaumbría...Matalascañas....solo de imaginarlo entro en un ensueño que no me cabe en el cuerpo.....


Saludos a tod@s

Roberto dijo...

Evidentemente la generalización no es buena en ningún caso, pero la verdad es que lo de ser andaluz y sufrir rechazo en ciertos citios lo he sufrido en mis carnes en varios sitios, en alicante, Benidor, Madrid y en Muxia. Yo se que todos no son iguales, pero la muestra no ha sido muy positiva y podría contar cada uno de los casos, pero creo que no sería tampoco bueno, pero si digo que lo de Alicante ya se acercaba a lo subrealista, por lo tanto lo que he dicho ha sido con conocimiento de causas y después leo lo que le han hecho a esta mujer y entonces he tenido que responder.

Anónimo dijo...

Yo personalmente opino, que uno debe de estar orgulloso, en primer lugar, de ser español.

Después de ello, cada cual tiene el derecho y hasta casi la obligación, si es que se puede expresar así, de ser andaluz, catalán, vasco, gallego, etc.

No sería bien nacido el que sintiera el mínimo rechazo hacia sus orígenes, y no defendiera su patria o simplemente su territorio o pueblo natal.

Desde lo más profundo de mi corazón, yo me siento española, castellana, y siendo que soy arrimada a mi no natal Andalucía, me siento tambiénn ¿Por qué no? andaluza.

Me considero, en esta etapa tan importante de mi vida, andaluza, sin hablar ni pizca de andaluz,por no haberlo aprendido, ni haber nacido en esta preciosa región, pero es así, y a mucha honra.

Soy de todo un poco, y hoy por hoy, honro la tierra y el pueblo que me dá cobijo; me siento tan de vosotros que lucharé por integrarme cada día más a este pueblo, que tan amablemente me acoge.

Muy orgullosa de nuestra alcaldesa, Ana Eíriz, que lucha a nuestro lado por un buen fín, y a la que apoyaré en todo momento, por su lealtad, honradez, y honestidad.

¡No le ponga nadie trabas! Ser tan joven alcaldesa, no podrá ser nunca una falta; si no ha tenido todavía suficiente asesoramiento, no ha de ser eso impedimento,ni debiera servir de reproche. ¡Ni mucho menos, por favor!

Ya irá cogiendo experiencia, según va andando su camino como alcaldesa, siempre que no se le pongan muchas zancadillas.

Su buena voluntad y su franqueza, así como su ánimo de mejorar todo lo que el ayuntamiento ponga a nuestra disposición como ciudadanos, nunca debería ser obstáculo para nada.(por más sucia que a veces sea la política).

Nuestra alcaldesa es muy querida por nuestro pueblo, y la mayoría de nosotros nos solidarizamos con ella.



Mariló de Corteconcepción

El tiempo en Almonte